Español Lun - Vier 10:00-18:00 Sistema de Expedientes
Ofrecemos
soluciones
¿Necesitas asesoría?
estamos para servirle
Contáctanos

El Compliance: Un modelo que se implemente cada vez más en Perú

El compliance o cumplimiento normativo es un modelo que ha venido tomando mayor relevancia en la esfera jurídica de muchos países alrededor del mundo. Sin embargo, debemos hacer notar que aunque este se concibe como novedoso, lo cierto es que sus bases son la esencia y la razón por la que todas las normas y el ordenamiento jurídico existen: su cumplimiento.

El compliance se ha gestado como un nuevo camino ante un escenario mundial que avanza a pasos enormes en el desarrollo tecnológico pero en el que cada vez más la ética y los principios pierden su batalla contra nuevas formas, mecanismos, ficciones y planeamientos que permiten o dan lugar al resquebrajamiento del orden jurídico a gran escala.

Han existido casos de gran relevancia pública que nos permiten retratar esta realidad. En el año 2008, cuando se gestó la caída de las hipotecas subprime, o más conocido como la burbuja inmobiliaria, generando una de las más grandes crisis económicas en los Estados Unidos de América, causando la caída de bancos y sumiendo en el desempleo a millones de personas; partió de un inadecuado control y regulación por parte de las autoridades sobre determinadas estructuras financieras que habilitó la creación por parte de personas inescrupulosas de bonos de titulización denominados CDO (collateralized debt obligations), los cuales, no tenían contenido económico ni control cierto que respalde su inversión, siendo insertados en el mercado de valores para circular y trayendo consigo una de las mayores caídas de esta potencia mundial.

En el Perú, un caso emblemático ha sido el llamado Lava Jato que desenmascaró una de las más grandes redes de corrupción que ha venido enfrentando nuestro país en la contratación pública, iniciándose así una serie de investigaciones que se encuentran en curso respecto a obras emblemáticas ejecutadas alrededor de nuestro país por parte del llamado “Club de la Construcción”, compuesto por empresas que fueron beneficiarias directas en la ejecución de las citadas obras, como consecuencia de pagos ilegales (sobornos) a miembros de entidades públicas, así como por la creación de cárteles para lograr su cometido.

Como vemos, el incumplimiento normativo puede causar grandes crisis económicas y políticas en los países en los cuales esta impera, por lo que los estados no solo están enfocando su atención en mantener el cumplimiento del orden legal a través del ejercicio del poder estatal; esto es, mediante mecanismos de supervisión, fiscalización y sanción de los agentes de mercado, sino que vienen promoviendo que las propias empresas se autorregulen y puedan por sí mismas controlar su incumplimiento normativo.
Es aquí en donde empieza la innovación por parte de la figura del compliance. Si bien, es entendible dudar que las empresas por sí mismas y a su sola voluntad se regulen y decidan cumplir con la normativa, los estados han empezado a emitir regulaciones que fomentan la implementación de programas de cumplimiento o compliance en diferentes ámbitos jurídicos, otorgando como incentivo la mitigación de penas o sanciones, e inclusive la exoneración de responsabilidad jurídica de la empresa.

Así, uno de los primeros ámbitos en los que el compliance ha tomado lugar ha sido el Derecho Penal. En nuestro país, se ha establecido la reducción de penas y exoneración de responsabilidad penal para ciertos delitos, en aquellos casos en que las empresas hayan instaurado un programa de cumplimiento conforme a las pautas establecidas en las normas pertinentes. De igual manera, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual – Indecopi, ha publicado una “Guía de Programas de Cumplimiento de las Normas de Libre Competencia”, lo cual, establece las pautas y beneficios de contar con un programa de cumplimiento efectivo para esta área del derecho.

Como apreciamos, el compliance viene utilizándose en diversos ámbitos legales, permitiendo que las empresas puedan establecer mecanismos de autorregulación que las mantenga alertas sobre los incumplimientos normativas de sus dependientes, a través de un sistema que busca mitigar riesgos legales y reforzar la ética dentro del agente económico, evitando así la imposición de sanciones, la mitigación de responsabilidad penal e inclusive el mejoramiento de la reputación.

Romina Suyón Cuadros
ILP Global Laos Aguilar Limas & Asociados Abogados